Protege tu casa de la humedad y el agua

Con todas las noticias sobre inundaciones recientes y todos los eventos de inundación que hemos experimentado en los últimos años, queríamos proporcionar a los usuarios de nuestro algunos consejos prácticos sobre cómo impermeabilizar tu casa protege de una de las fuerzas más dañinas de la naturaleza cuando se trata de nuestros hogares.

Los daños causados por la humedad y el agua pueden afectar gravemente a su casa y provocar importantes facturas de reparación. A diferencia del fuego, que es un acontecimiento raro y catastrófico que definitivamente notará, los daños causados por el agua pueden acumularse con el tiempo, incluso años, hasta que un problema que podría arreglar en una tarde se convierte en un desastre mayor que requerirá la contratación de contratistas y el gasto de miles de pesos.

Afortunadamente, hay algunos arreglos fáciles que puedes llevar a cabo tu mismo o con una breve visita de contratistas. Estos no sólo evitarán posibles daños causados por el agua, sino que incluso aumentarán el valor de tu casa.

Cimientos

Protege de humedad

Se podría pensar que los sólidos cimientos de hormigón de su casa son sólidos como una roca, pero pueden aparecer grietas y, aunque no lo parezca, el hormigón es poroso: el agua puede atravesarlo.

Se puede usar impermeabilizante en el sótano contra la humedad, dos procesos diferentes que, en el mejor de los casos, deberían utilizarse conjuntamente. Según el código de construcción, lo único que se necesita es una membrana con hoyuelos que impida que el agua subterránea entre en contacto con las paredes y cree un espacio para que la pared “respire”.

Sin embargo, añadir una protección completa tanto contra la humedad como contra las aguas subterráneas y rellenar las grietas existentes con un sellador de hormigón debería protegerle, con poco mantenimiento en el futuro.

Techo

Esta es su primera línea de protección contra los daños causados por el agua, y a menos que quieras sacar ollas y sartenes para recoger los goteos del techo, tendrás que hacerlo perfectamente con una impermeabilización de techos. Asegúrate de que las chimeneas, las claraboyas y las rejillas de ventilación de las tuberías estén bien selladas, y siga asegurándose, ya que pueden agrietarse con el tiempo.

También tendrás que comprobar que las tejas no se han agrietado y que las juntas están selladas. En invierno, debes asegurarte de que no se formen presas de agua en el tejado: se trata de paredes de agua que se acumulan en el borde de la superficie del tejado y que impiden que el agua se escurra, atrapándola y causando costosos daños.

Protege el techo

Paredes exteriores

Al igual que con los cimientos, seguir los códigos de construcción no le proporcionará la protección completa que necesita. El hormigón con el que están hechas tus paredes puede mezclarse con sustancias que lo hagan impermeable y las paredes exteriores pueden envolverse con una lámina de plástico.

Puertas y ventanas

Los marcos de madera de puertas y ventanas pueden hincharse con el tiempo húmedo, y las ventanas y puertas mal instaladas pueden dejar entrar la humedad. Sellarlas puede ser tan sencillo como aplicar silicona, o podría implicar conseguir nuevas puertas y ventanas. La modernización de éstas no sólo mejorará la impermeabilidad, sino también la estética y la eficiencia energética de su hogar.

Leer también: Consejos para cuando pintes tu casa