Consejos rápidos para pintar los interiores

Aquí te damos una guía para pintar interiores. Recuerda, solo debes tener lo necesario: brochas, pintura, lijas y muchas ganas.

Lo más importante es el empeño que le des a este nuevo trabajo de bricolaje, lo demás saldrá poco a poco. Así que ten paciencia, que tu trabajo será un éxito.

Piensa en los colores que quieres. ¿Cuáles te gustan? Bueno, debes tener una idea de los tonos que quieres obtener. Busca en Pinterest las tendencias en colores para interiores de casas. ¡Crea tus propios tableros y decide!

pintar los interiores 1

Consejos para pintar los interiores

Al elegir el color para la pintura interior de tu casa, siempre es una buena idea ir a una tienda de pintura local cercana para obtener muestras.

Con la pintura de muestra, aplica varias franjas grandes en las paredes en diferentes áreas de tu hogar.

Asegúrate de dejar que las franjas se sequen por completo y observa cómo se ven los colores con la iluminación natural de tu hogar.

Repite estos pasos para cada habitación que vayas a pintar y elige el color que creas que se ve mejor en cada habitación.

Si estás pintando todo el interior, intenta seleccionar colores que combinen bien (o se complementen) entre sí.

Si tienes dificultades para elegir el color correcto, invita a familiares y amigos para que ofrezcan su opinión.

Incluso puedes optar por contratar a un asesor de color para asegurarte de que los colores que elijas funcionarán bien juntos.

¿Planeas vender tu casa después de pintar?

Quédate con colores neutros para que los nuevos propietarios puedan ver cómo se verá su nuevo hogar. Los colores llamativos pueden obstaculizar su opinión y pueden evitar hacer “match” con sus gustos particulares.

¿Cuánto cuesta la pintura para interiores?

El costo de la pintura depende de varias cosas, incluido el tipo de pintura que se va a ocupar.

¿Estás buscando pintar solo las paredes o deseas que también se pinten los zócalos y las molduras? ¿Puertas pintadas? ¿Tienes techos altos y es necesario utilizar andamios?

Todo eso lo debes considerar si piensas solicitar la ayuda de un profesional.

También te puede interesar: ¿Diferencias entre el barniz tradicional y el poliuretano?

Pasos para restaurar muebles viejos

Dar nueva vida a los muebles viejos no es un proceso rápido, pero vale la pena el esfuerzo cuando tienes un hermoso mobiliario.

Si bien la restauración de muebles antiguos lleva mucho tiempo, no es necesariamente complicada siempre que sigas el proceso paso a paso.

Las herramientas y los productos correctos harán que la tarea sea mucho más fácil e infinitamente gratificante.

Incluso si no sabes bien cómo barnizar un mueble antiguo, estos seis pasos para restaurar muebles viejos harán que esas piezas antiguas vuelvan a estar de moda.

1. La seguridad es lo primero

Restaurar muebles viejos requiere productos químicos y herramientas que pueden ser peligrosos para tu salud si no se toman ciertas precauciones.

Siempre usa las herramientas adecuadas para el trabajo; no solo para facilitar la tarea, sino también para que tú y tu familia estén seguros.

Utiliza un equipo de protección como guantes de goma, una prenda con mangas largas y gafas para evitar salpicaduras y quemaduras.

Trabaja en un área bien ventilada, preferiblemente al aire libre, para no inhalar vapores nocivos.

2. Identificar un acabado antiguo

Antes de que puedas restaurar muebles antiguos, determina el acabado actual de la madera.

Los acabados naturales como el barniz y la laca son difíciles de identificar a simple vista y pueden requerir cierta experimentación.

3. Limpieza de los muebles viejos

A veces, restaurar muebles viejos puede ser tan fácil como limpiar bien una pieza.

Primero, usa un limpiador de madera comercial a base de aceite para cortar las capas de suciedad y cera en la superficie de tu mueble.

Si el limpiador de madera por sí solo no devuelve los muebles a su brillo original, cámbialo a una solución de agua tibia y detergente líquido.

Si ninguno de estos métodos limpia los muebles, es posible que debas recurrir a una limpieza con solvente para restaurar muebles viejos.

Procura trabajar en un área bien ventilada.

4. Pule las imperfecciones

Los rayones y grietas pueden opacar la superficie de la madera.

La forma más sencilla de reparar el acabado es aplicar disolvente a la zona para pulir las imperfecciones.

5. Usa un removedor

El primer paso en la restauración de muebles antiguos es quitar el acabado viejo para dejar espacio para el nuevo tinte.

Más capas de pintura requerirán una fórmula de removedor más resistente para aflojar las capas viejas y luego raspar.

6. Reacabado

Ahora viene la parte divertida de la restauración de muebles antiguos: aplicar una nueva capa de tinte y acabado para darle un aspecto completamente nuevo a tu pieza.

Antes de comenzar este proceso, lija la pieza con papel de lija y luego limpia la superficie con una aspiradora y un paño de microfibra.

Aplica un sellador y deja reposar durante la noche para un segundo lijado al día siguiente.

El segundo lijado debe realizarse con una lija más delgada. Usa laca, barniz tradicional o poliuretano para proteger la madera y el tinte, y también para agregar un brillo agradable.

muebles viejos

Restaurar muebles viejos es un proceso gratificante que puede aportar un aspecto completamente nuevo a las piezas de madera de tu hogar.

También te puede interesar: ¿Diferencias entre el barniz tradicional y el poliuretano?

Consejos para obtener el tono perfecto de pintura blanca

¿Quieres obtener el tono perfecto de pintura blanca en tu recámara? Entonces quédate a leer esta información y toma nota:

Los blancos cálidos se tiñen con tonos cremosos, rojos o marrones, mientras que los blancos fríos se tiñen con tonos negros, azules o verdes.

Los blancos cálidos se consideran tonos más suaves, pues crean una sensación de calma y se adaptan particularmente a las casas de estilo costero o cabaña.

En cuanto a los blancos fríos, podemos afirmar que crean la ilusión de más espacio y se adaptan a las casas de estilo contemporáneo.

Si vas a utilizar pintura vinílica blanca para pintar tu casa, ve pensando si quieres un blanco cálido o frío.

Habitación orientada al norte o al sur

Otra consideración sobre si seleccionar un tono blanco cálido o frío es la cantidad de luz natural que recibe el espacio.

Las habitaciones que dan al sur suelen ser bastante oscuras, por lo que un blanco más cálido ayudará a que este espacio se sienta acogedor y atractivo.

Por otro lado, las habitaciones orientadas al norte pueden inundarse de luz natural y un blanco frío puede ayudar a equilibrar el brillo.

tono perfecto de pintura blanca

Elige el tono perfecto y considera otros colores en el espacio

Si estás renovando, es probable que debas considerar los materiales existentes en el espacio, como alfombras o cortinas.

Si tienes pisos de madera, los blancos más cálidos a menudo se mezclan de manera más fluida en estos espacios, mientras que los blancos fríos pueden aparecer levemente verdes.

Demasiado contraste entre los colores existentes y el tinte utilizado en tu pintura arrojará colores que no deseas, así que busca cierto nivel de consistencia en los matices.

Limita tus opciones

Una vez que tengas una idea bastante clara del tipo de pintura blanca que deseas seleccionar, mira las tarjetas de colores para limitar tus opciones.

tono perfecto de pintura blanca 3

Prepara tus muestras y elige el tono perfecto

Nunca es una buena idea seleccionar el color de tu pintura basándose solo en tarjetas de colores.

Crea tus propias muestras colores y aplica una cantidad generosa en la pared que vas a pintar. Sugerimos una muestra de al menos 30 cm por 20 cm para que puedas imaginar cómo se vería a mayor escala.

Deja que las muestras de color se sequen y revísalas en los próximos días, mirándolas en diferentes momentos del día para ver cómo cambian los colores según la cantidad de luz natural en la habitación.

También te puede interesar: Cómo quitar el papel tapiz con agua y jabón

Consejos para elegir colores de pintura

Elegir colores de pintura para el hogar puede parecer un poco abrumador. ¡No tiene por qué ser así! Permítenos compartir contigo algunos trucos que te encantarán.

Lo primero que tienes que hacer es conocer las tendencias en colores para interiores de casas. Una vez que tengas una idea de cuáles son los tonos de tu preferencia, ve a la ferretería y pide una muestra. Dicha muestra puedes ponerla en una pared.

Los colores neutrales

Primero hablemos de las opciones neutrales: blancos y grisáceos, bronceados, beiges, grises y marrones. Los blancos se ven mejor en habitaciones que reciben mucha luz natural, y los bronceados y beiges funcionarán en cualquier habitación.

Los grises en realidad tienden a tener mucho azul (no siempre, pero a menudo), y los marrones pueden ser oscuros, pero hermosos. No puedes equivocarte demasiado al elegir un color neutro, pero ten en cuenta que hay pocos neutrales verdaderos.

La mayoría de los colores tienden a inclinarse hacia tonos cálidos (rojos, naranjas, amarillos) o tonos fríos (azules, verdes, púrpuras).

Analiza qué color quieres obtener

Reúne un montón de colores similares y cuando los mires juntos, podrás ver si algunos se ven más cálidos (rosados ​​o amarillos) o más fríos (azulados, tal vez).

De esta manera, no te sorprenderá que el color crema que elijas se vea un poco mantecoso o que el gris tenga un toque azul celeste.

Los colores llamativos

¡Ahora hablemos de colores llamativos! Tal vez te guste la idea de un comedor rojo intenso o un dormitorio azul relajante, pero ¿cómo eliges el tono adecuado?

Aquí es donde la gente comienza a entrar en pánico. El mejor consejo es elegir un tono que tenga un poco de gris o marrón.

También debes tener en cuenta los elementos que entrarán en la habitación. ¿Los pisos son oscuros o claros? ¿Son sus muebles de madera, blancos o algún otro acabado?

Ten en cuenta el equilibrio, para que la habitación no se sienta demasiado oscura, demasiado clara o simplemente demasiado ruidosa.

También te puede interesar: Pinta las paredes como un experto

Grandes consejos para decorar tu hogar

Aquí te brindamos excelentes consejos para la decoración de tu hogar. Estas recomendaciones están hechas para los no expertos que solo buscan hacer que nuestros espacios se sientan más atractivos. ¡Gracias a ti por tú empeño y dedicación!

Ya sea que estés amueblando una nueva casa, renovando tu cocina o simplemente quieras algo de inspiración para renovar tu hogar: hazlo tú mismo con estos tips.

Determina tu estilo

¿Cómo quieres que se sienta un espacio? Aquí tienes un truco que te ayudará a perfeccionar tu estilo: echa un vistazo a tu armario. ¿Prefieres prendas a medida o prefieres prendas más holgadas y cómodas?

Otra forma de ayudarte a determinar tu estilo es pensar en palabras clave que definan cómo quieres que se sienta un espacio. ¿Tradicional, formal, elegante? ¿Juguetón, gracioso, atractivo? ¿Monocromático, aerodinámico, moderno?

Toma nota de las inspiraciones de diseño en todas las facetas de la vida. Recuerda un hotel en el que te hospedaste o un restaurante en el que cenaste que te llamó especialmente la atención.

Quizás fue un interior minimalista de algún país o ciudad que hayas visitado o un bar amueblado con sillas de cuero gastadas.

Descubre lo que no te gusta

Es mucho más fácil para las personas expresar lo que no les gusta. Al incluir lo que no te gusta en la ecuación, puedes eliminar algunas cosas y limitarte a otras.

Un color determinado puede evocar sentimientos de una tendencia de diseño pasada. Estos recuerdos y reacciones son muy personales e individuales, pero también definen nuestros gustos.

Piensa en el equilibrio de un espacio

Las personas a menudo usan muebles que son demasiado grandes o demasiado pequeños para un espacio.

Para salas más grandes, considera la posibilidad de establecer zonas para diferentes actividades: un área para sentarte que sea propicia para la conversación; un área de trabajo con escritorio, etc..

Piensa en el peso y la distribución visual para equilibrar un espacio. La proporción y la escala son claves para cualquier diseño.

También te puede interesar: Utiliza más de un color de pintura en una habitación