Pasos para restaurar muebles viejos

Dar nueva vida a los muebles viejos no es un proceso rápido, pero vale la pena el esfuerzo cuando tienes un hermoso mobiliario.

Si bien la restauración de muebles antiguos lleva mucho tiempo, no es necesariamente complicada siempre que sigas el proceso paso a paso.

Las herramientas y los productos correctos harán que la tarea sea mucho más fácil e infinitamente gratificante.

Incluso si no sabes bien cómo barnizar un mueble antiguo, estos seis pasos para restaurar muebles viejos harán que esas piezas antiguas vuelvan a estar de moda.

1. La seguridad es lo primero

Restaurar muebles viejos requiere productos químicos y herramientas que pueden ser peligrosos para tu salud si no se toman ciertas precauciones.

Siempre usa las herramientas adecuadas para el trabajo; no solo para facilitar la tarea, sino también para que tú y tu familia estén seguros.

Utiliza un equipo de protección como guantes de goma, una prenda con mangas largas y gafas para evitar salpicaduras y quemaduras.

Trabaja en un área bien ventilada, preferiblemente al aire libre, para no inhalar vapores nocivos.

2. Identificar un acabado antiguo

Antes de que puedas restaurar muebles antiguos, determina el acabado actual de la madera.

Los acabados naturales como el barniz y la laca son difíciles de identificar a simple vista y pueden requerir cierta experimentación.

3. Limpieza de los muebles viejos

A veces, restaurar muebles viejos puede ser tan fácil como limpiar bien una pieza.

Primero, usa un limpiador de madera comercial a base de aceite para cortar las capas de suciedad y cera en la superficie de tu mueble.

Si el limpiador de madera por sí solo no devuelve los muebles a su brillo original, cámbialo a una solución de agua tibia y detergente líquido.

Si ninguno de estos métodos limpia los muebles, es posible que debas recurrir a una limpieza con solvente para restaurar muebles viejos.

Procura trabajar en un área bien ventilada.

4. Pule las imperfecciones

Los rayones y grietas pueden opacar la superficie de la madera.

La forma más sencilla de reparar el acabado es aplicar disolvente a la zona para pulir las imperfecciones.

5. Usa un removedor

El primer paso en la restauración de muebles antiguos es quitar el acabado viejo para dejar espacio para el nuevo tinte.

Más capas de pintura requerirán una fórmula de removedor más resistente para aflojar las capas viejas y luego raspar.

6. Reacabado

Ahora viene la parte divertida de la restauración de muebles antiguos: aplicar una nueva capa de tinte y acabado para darle un aspecto completamente nuevo a tu pieza.

Antes de comenzar este proceso, lija la pieza con papel de lija y luego limpia la superficie con una aspiradora y un paño de microfibra.

Aplica un sellador y deja reposar durante la noche para un segundo lijado al día siguiente.

El segundo lijado debe realizarse con una lija más delgada. Usa laca, barniz tradicional o poliuretano para proteger la madera y el tinte, y también para agregar un brillo agradable.

muebles viejos

Restaurar muebles viejos es un proceso gratificante que puede aportar un aspecto completamente nuevo a las piezas de madera de tu hogar.

También te puede interesar: ¿Diferencias entre el barniz tradicional y el poliuretano?