Pasos para restaurar muebles viejos

Dar nueva vida a los muebles viejos no es un proceso rápido, pero vale la pena el esfuerzo cuando tienes un hermoso mobiliario.

Si bien la restauración de muebles antiguos lleva mucho tiempo, no es necesariamente complicada siempre que sigas el proceso paso a paso.

Las herramientas y los productos correctos harán que la tarea sea mucho más fácil e infinitamente gratificante.

Incluso si no sabes bien cómo barnizar un mueble antiguo, estos seis pasos para restaurar muebles viejos harán que esas piezas antiguas vuelvan a estar de moda.

1. La seguridad es lo primero

Restaurar muebles viejos requiere productos químicos y herramientas que pueden ser peligrosos para tu salud si no se toman ciertas precauciones.

Siempre usa las herramientas adecuadas para el trabajo; no solo para facilitar la tarea, sino también para que tú y tu familia estén seguros.

Utiliza un equipo de protección como guantes de goma, una prenda con mangas largas y gafas para evitar salpicaduras y quemaduras.

Trabaja en un área bien ventilada, preferiblemente al aire libre, para no inhalar vapores nocivos.

2. Identificar un acabado antiguo

Antes de que puedas restaurar muebles antiguos, determina el acabado actual de la madera.

Los acabados naturales como el barniz y la laca son difíciles de identificar a simple vista y pueden requerir cierta experimentación.

3. Limpieza de los muebles viejos

A veces, restaurar muebles viejos puede ser tan fácil como limpiar bien una pieza.

Primero, usa un limpiador de madera comercial a base de aceite para cortar las capas de suciedad y cera en la superficie de tu mueble.

Si el limpiador de madera por sí solo no devuelve los muebles a su brillo original, cámbialo a una solución de agua tibia y detergente líquido.

Si ninguno de estos métodos limpia los muebles, es posible que debas recurrir a una limpieza con solvente para restaurar muebles viejos.

Procura trabajar en un área bien ventilada.

4. Pule las imperfecciones

Los rayones y grietas pueden opacar la superficie de la madera.

La forma más sencilla de reparar el acabado es aplicar disolvente a la zona para pulir las imperfecciones.

5. Usa un removedor

El primer paso en la restauración de muebles antiguos es quitar el acabado viejo para dejar espacio para el nuevo tinte.

Más capas de pintura requerirán una fórmula de removedor más resistente para aflojar las capas viejas y luego raspar.

6. Reacabado

Ahora viene la parte divertida de la restauración de muebles antiguos: aplicar una nueva capa de tinte y acabado para darle un aspecto completamente nuevo a tu pieza.

Antes de comenzar este proceso, lija la pieza con papel de lija y luego limpia la superficie con una aspiradora y un paño de microfibra.

Aplica un sellador y deja reposar durante la noche para un segundo lijado al día siguiente.

El segundo lijado debe realizarse con una lija más delgada. Usa laca, barniz tradicional o poliuretano para proteger la madera y el tinte, y también para agregar un brillo agradable.

muebles viejos

Restaurar muebles viejos es un proceso gratificante que puede aportar un aspecto completamente nuevo a las piezas de madera de tu hogar.

También te puede interesar: ¿Diferencias entre el barniz tradicional y el poliuretano?

¿Diferencias entre el barniz tradicional y el poliuretano?

¿Cuáles son las diferencias entre el barniz tradicional y el poliuretano?

Si quieres conocer más y aprender cómo barnizar un mueble de madera, seguro esta información te servirá para tu próxima tarea de bricolaje.

Si bien el barniz tradicional y el poliuretano se utilizan a menudo como sinónimos, son productos muy diferentes y no intercambiables.

Contexto, por favor

Todo el mundo aprecia el aspecto elegante de los pisos de madera, los gabinetes y las puertas, pero los estragos del tiempo pueden hacer que la madera fina parezca vieja y descuidada.

Para preservar mejor la belleza inherente de los muebles y accesorios de madera, generalmente se aplica un acabado de capa superior de barniz tradicional o poliuretano.

barniz tradicional-y-el-poliuretano

¿Qué es el barniz tradicional?

El barniz tradicional ha evolucionado para incluir una serie de derivados, pero el producto básico incluye una combinación de disolventes, resina, aceites secantes y protectores UV.

Los fabricantes de muebles y los trabajadores de la madera han utilizado barnices convencionales para dar a la madera un acabado duradero y flexible. También para protegerla contra los daños del sol.

Hay tres elementos principales en el barniz que le confieren las propiedades atractivas que desean los consumidores y los profesionales de la madera:

Resina: La resina es un material viscoso que generalmente está hecho de dammar, copal, bálsamo, sandáraca y otros materiales orgánicos.

Aceite de secado: Cuando se expone al aire, el aceite de secado forma una superficie protectora. Hay varios agentes secantes diferentes, incluidos el tung y el aceite de nuez.

Disolventes: Un disolvente permite que el material base se cure a medida que se evapora.

Aplicar un acabado de barniz convencional no es particularmente fácil y aquellos con experiencia suelen obtener los mejores resultados.

Si se hace incorrectamente, el barniz convencional puede burbujear, pelar, agrietar, deslaminar o nunca endurecerse por completo.

También es importante aplicar barniz convencional en un ambiente libre de polvo, suciedad y otros contaminantes.

En la mayoría de los casos, se requieren varias capas para producir el efecto deseado.

¿Qué es el poliuretano?

El poliuretano es un sellador y producto de acabado que se utiliza para proteger y mejorar pisos, gabinetes y muebles de madera fina.

Es es similar al barniz en términos de aplicación y apariencia, el poliuretano es generalmente más duro y más resistente, lo que significa que se usa comúnmente para sellar pisos de madera.

Desafortunadamente, el poliuretano es menos flexible que el barniz, por lo que puede que no sea la mejor opción para usar en piezas de madera que se mueven o flexionan.

Los acabados de poliuretano a base de agua se componen de una resina suspendida en agua y disolvente.

A medida que el agua se evapora de la resina, el material se transforma de líquido a capa protectora.

En cuanto al poliuretano a base de aceite, los solventes se evaporan del material, lo que permite que los aceites y la resina se endurezcan.

Problemas de toxicidad del barniz tradicional y el poliuretano

Si bien el poliuretano a base de aceite solo necesita dos o tres capas, el olor puede ser tan fuerte que la casa sea inhabitable durante varios días.

El poliuretano no curado puede agravar una variedad de problemas respiratorios diferentes, como alergias, asma y afecciones bronquiales.

Además, quienes están expuestos a los vapores pueden desarrollar dificultades de visión, irritación de garganta, náuseas, tos incontrolada, vómitos y dolores de cabeza.

Las resinas y disolventes utilizados en el barniz son tóxicos si se ingieren. Muchos productos de barniz contienen benceno, que es un carcinógeno conocido y es altamente inflamable.

Los solventes en el barniz son extremadamente picantes y los vapores pueden causar somnolencia, dolores de cabeza, irritación de la piel y mareos.

Ten cuidado al manejar estos productos. Procura usar un cubrebocas, guantes y gafas. Realiza este trabajo en un lugar ventilado y lejos de los niños y mascotas.

Si te interesó, también te puede gustar: Buenas razones para reparar el exterior de tu casa

Buenas razones para reparar el exterior de tu casa

Pintar el exterior de tu casa puede ser un trabajo cansado y necesita de un compromiso considerable.

Si te preguntas si el valor de un nuevo proyecto de pintura exterior vale su costo, tenemos la respuesta: ¡lo vale!

Si piensas pintar tu casa, te recomendamos comprar pintura vinílica blanca, ya que ese color es elegante y combina con todo.

Recuerda que los beneficios de un trabajo de pintura van mucho más allá de una apariencia nueva y fresca. Aquí te contamos más.

Haz que tu casa destaque del resto

Todos queremos que nuestras casas se vean tan bien como sabemos que son.

La mejor manera de asegurarte de que tu hogar deje una impresión duradera es mantener el exterior con un aspecto nítido.

Un trabajo de pintura exterior de calidad es el paso más importante para crear un atractivo exterior general.

Asegúrate de elegir un color que se adapte mejor a la estética general de tu hogar y que se adapte bien al paisaje de la propiedad.

el exterior de tu casa

Los colores neutros, como blancos, grises, bronceados o marrones, son siempre una apuesta segura.

No tengas miedo de usar acentos llamativos en la puerta de entrada o en la moldura para agregar un aspecto distintivo a tu hogar.

Incrementa el valor de tu casa

Seguramente ya has invertido bastante en tu casa, por lo que deseas asegurarte de que su valor no disminuya.

Una excelente manera de asegurar o incluso aumentar el valor de tu casa es mantener su exterior limpio y fresco.

Los estudios demuestran que pintar tu casa puede aumentar su valor de reventa.

Definitivamente vale la pena que un profesional la pinte o hacerlo tú mismo con todos los cuidados necesarios.

Protégela de los elementos naturales

Un trabajo de pintura nuevo en realidad hace más que simplemente verse bien.

La pintura exterior de calidad funciona como una capa adicional de protección contra los elementos, lo que ayuda a mantener tu hogar a salvo de los daños causados ​​por el clima, los insectos y el polvo.

La pintura incluso puede evitar que la madera exterior se pudra.

Por si fuera poco, un trabajo de pintura exterior de calidad puede ayudarte a evitar mayores costos de reparación en el futuro.

Repara los daños

Además de resolver problemas, una capa de pintura decente te ayudará a identificar problemas más importantes en el exterior de tu hogar que quizás no hayas notado.

Pintar tu casa puede revelar una serie de pequeños defectos que van desde el moho y las manchas de agua hasta la madera podrida causada por la pintura debilitada.

Una vez que se abordan, un trabajo de pintura nueva y sólida puede evitar que estos daños vuelvan a aparecer.

También te puede interesar: Consejos para obtener el tono perfecto de pintura blanca

Cómo quitar el papel tapiz con agua y jabón

Si estás por renovar los colores de tu habitación, pero las paredes están forradas de papel tapiz, no te preocupes, esta tarea no es difícil de ejecutar. Hazlo tu mismo con la siguiente guía para quitar el papel tapiz con agua y jabón.

Cómo quitar el papel tapiz con una solución jabonosa

Si las paredes de tu habitación cuentan con papel tapiz estándar, es probable que puedas despegarlo usando agua tibia y una solución de jabón suave.

Te recomendamos el siguiente método de remojo manual, especialmente si estás quitando una sola capa de papel de un área pequeña, como una pared de decoración. Los materiales que necesitarás son:

  • Cubeta
  • Agua con jabón
  • Cepillo limpio para pegar o pintar
  • Raspador
  • Plástico o periódico
  • Detergente líquido

Protege el piso

Cubre el piso con periódico, plástico o láminas para proteger la superficie de cualquier daño por el agua. Las sábanas pueden mojarse. Ten bolsas de basura a la mano para recoger regularmente los trozos de papel.

Apaga los fusibles

Desconecta la electricidad, ya que usarás agua para mojar el papel tapiz y facilitar su extracción. No vuelvas a conectarla hasta que estés seguro de que todas las superficies estén secas de nuevo.

Aplica la preparación

Llena una cubeta con agua tibia y agrega una pequeña cantidad de detergente líquido. Aplica el agua con jabón a la pared con una brocha. Comienza de abajo hacia arriba para romper la tensión superficial, permitiendo que el compuesto penetre en el papel tapiz.

Cuando la pared esté completamente mojada, deja que el agua penetre, esto ayudará a suavizar el pegamento que se utilizó para colgar el papel tapiz.

Marca el papel

Marcar el papel con una espátula o un cuchillo ayudará a que el agua penetre en el papel tapiz. Debes hacer esto con precaución, ya que podrías dañar el yeso que está debajo.

La cantidad de capas de papel tapiz y el tiempo que lleva puesto también serán factores que determinarán la dificultad al retirar este tipo de materiales.

Retira el papel tapiz

Con un raspador o una espátula comienza a levantar el papel buscando puntos fáciles, a menudo son las orillas de la parte inferior de la pared. Deja que el agua haga el trabajo y ve recogiendo el papel quitado a medida que avanzas, para no hacer más trabajo después.

Si el papel tapiz que tratas de quitar algún día fue cubierto con pintura, puede ser bastante difícil que el agua con jabón logre despegarlo. Para esos casos, puedes mojarlo varias veces o usar un decapante de vapor para papel tapiz.

Estos pasos de como quitar el papel tapiz con agua y jabón harán que puedas realizar este trabajo tu mismo para no recurrir a un profesional. Recuerda que puedes compartirnos tu experiencia de bricolaje en los comentarios.

También puede interesarte: