cuarto con toques lavanda

Colores relajantes para dormitorios

Los colores de interiores en cualquier espacio probablemente tengan el mayor impacto sobre cómo te sientes en ese lugar. ¿Son los colores suaves y soñadores? ¿Son audaces y vibrantes? ¿Están apagados y serenos?

El dormitorio es un lugar maravilloso para estar en calma y tener momentos de total relajación. Una de las formas más fáciles de lograr estas cualidades deseadas es a través del uso de diferentes colores.

Te damos algunas opciones para lograr este efecto de tranquilidad, frescura y relajación con colores de interiores para tu dormitorio:

Prueba con tonos fríos

Para una atmósfera relajante en tu habitación, busca tonos fríos (tonos de gris, azul, verde y morado) para echar una mano. Se ha demostrado que esta combinación en colores de interiores ayudan a reducir el estrés y la ansiedad. También pueden hacer que un espacio parezca más afectuoso, por lo que son una excelente opción si tu habitación es pequeña.

Colores naturales

En la búsqueda de colores que alivien y relajen, siempre es bueno recurrir a la naturaleza en busca de inspiración. Uno de esos tonos es el color del cielo en un día claro y nítido. Este es uno de los tonos de dormitorio favoritos para las personas que quieren algo un poco más colorido que el gris, pero no quieren nada demasiado oscuro.

Por supuesto que el estar en calma no tiene por qué ser aburrido. Uno de los favoritos para las paredes de los dormitorios es el azul gris oscuro. Es dramático, pero aún conserva un ambiente tranquilo, fresco y sereno. Si te preocupa introducir un color tan profundo en tu habitación, piensa en cómo puedes dividirlo con una gran obra de arte o una cabecera decorativa.

Una combinación fresca

El azul y el blanco como combinación de colores en general es un combo eternamente fresco y limpio. El dormitorio de estos colores se ve amigable, “hogareño” y acogedor.

Una de las mejores formas de calentar una paleta de colores fríos es incluir materiales de tonos cálidos como la madera y fibras naturales como el sisal, el alga marina y el yute.  Asegúrate de incorporar algunos tonos tierra (como muebles de madera) para poner a tierra el espacio.

Para ayudar a que la luz rebote alrededor de una habitación que tiene paredes de color gris azulado oscuro, inyecta muchos elementos blancos.

Color Lavanda

Un color de pared de lavanda apagada es una opción sofisticada de colores de interiores para un dormitorio principal. Se cree que los tonos morados reducen el estrés, por lo que este que es súper suave seguramente te dará un aura calmante.

Sin embargo, definitivamente es un tono frío, así que piensa en cómo puedes contrarrestar esa frescura con pisos de madera cálidos o una alfombra de tonos cálidos.

Relacionado: Ideas para decorar y renovar salas