Cómo pintar el exterior de tu casa

¿Cuándo fue la última vez que pintaste el exterior de tu casa? Especialmente con casas que tienen revestimiento de vinilo, muchos propietarios optan por dejar el exterior “como está”.

Pero incluso si el revestimiento se ve bien, eso no significa que tu hogar no se beneficiaría con una buena capa de pintura. De hecho, pocos proyectos de bricolaje son tan importantes como la pintura exterior y el calafateo y el relleno que lo acompañan.

Son la primera línea de defensa de tu hogar contra el viento, la lluvia y la nieve. Y cuando mires más de cerca ese revestimiento que parece “bien”, probablemente detectarás más daños y fallas de las que esperabas.

Las fachadas para casas no solo estarán mejor protegidas con una nueva capa de pintura, sino que también se verán genial, lo que se suma al atractivo exterior cuando llega el momento de vender.

Aquí hay algunas maneras de asegurarte de obtener los mejores resultados al pintar el exterior de tu hogar.

pintar el exterior de la casa

1. La seguridad ante todo cuando pintes el exterior

Probablemente debas subirte a una escalera en algún momento durante el proyecto, así que recuerda hacerlo de manera segura.

Asegúrate de que la escalera se apoye bien en la pared y átala siempre que sea posible.

Incluso cuando esté amarrada, no te inclines demasiado hacia un lado u otro cuando trabajes en la escalera.

2. Preparación de la superficie

Como con cualquier proyecto de pintura, cuanto mejor sea la preparación de la superficie, mejor será el acabado final.

Deberás raspar, cepillar y/o lavar a presión todas las superficies para eliminar la suciedad, los residuos calcáreos y la mugre.

Puedes pintar sobre superficies de pintura viejas siempre que estén correctamente adheridas a la superficie de abajo. Rellena los agujeros con resanador para exterior y lija después de curar para asegurarte de que todas las superficies estén niveladas.

3. Usa los mejores materiales posibles para pintar el exterior

La pintura exterior está sujeta a una amplia variedad de temperaturas y climas, por lo que vale la pena comprar pintura de calidad. Las superficies exteriores también pueden ser más ásperas con brochas y rodillos.

4. Pintar de arriba hacia abajo

Busca el punto más alto de tu casa que necesita pintura. Ahí es donde debes comenzar, y luego trabajar hacia abajo.

5. Elige los momentos adecuados

La luz solar directa, el viento y las temperaturas más frías son enemigos de un buen trabajo de pintura exterior.

La luz del sol secará la pintura demasiado rápido, lo que dificultará o imposibilitará que la apliques de manera uniforme.

El viento transporta polvo y escombros que se adhieren a la pintura húmeda. Y muchas pinturas no funcionan bien a temperaturas por debajo de los 10 grados centígrados.

Esperamos que esta información te sirva. ¡Gracias por leernos!

También te puede interesar: ¿Las puertas van del mismo color que las paredes?