colores de cocina

¿Cómo pintar los anaqueles de tu cocina?

Los anaqueles de tu cocina son probablemente del mismo color que cuando se instalaron por primera vez. Si bien una buena limpieza puede refrescar la cocina, a veces un cambio completo de color puede ser una mejor manera de agregar una sensación fresca a tu hogar.

No siempre es necesario reinstalar completamente un nuevo conjunto de armarios, ya que los tuyos probablemente todavía estén en condiciones de funcionamiento completo. Los pintores y decoradores profesionales pueden ofrecerte algunos consejos sobre cómo abordar esos viejos anaqueles; lo único por lo que te tendrás que preocupar es porque los colores de tu cocina combinen muy bien con tus nuevos anaqueles.

Primer paso

Retira todas las perillas y manijas de los armarios de la cocina que planeas pintar. Cuando hagas esto, asegúrate de eliminar todo el contenido del interior de los armarios al mismo tiempo. Luego aplica un poco de cinta de enmascarar sobre las bisagras y cualquier vidrio, antes de colocar láminas de polvo para proteger el resto de la habitación si es necesario.

Paso dos

Limpia bien los gabinetes / armarios con jabón y una solución de detergente fuerte. Esto asegurará que tengas un lienzo no graso y liso para trabajar. Cualquier resto de humedad o residuo de jabón se debe eliminar y secar el área.

Paso tres

Una vez que las cosas estén secas, lija la superficie del armario con lija fina. (Este paso se puede perder si estás trabajando en una superficie de melamina o de alto brillo). Cualquier imperfección debe rellenarse con algún resanador de buena calidad y lijarse nuevamente.

Paso cuatro

Dependiendo de la superficie, debes agregar una imprimación de madera o melamina. Es posible que desees utilizar un rodillo pequeño en las puertas para obtener un acabado más liso. La pintura a base de agua eliminará la necesidad de imprimar, se secará más rápido y no olerá durante el proceso de pintura.

Paso cinco

Aplica una capa, deja que se seque y lija con un papel fino para garantizar un acabado suave y profesional. Recuerda secarlo con un paño húmedo. Luego procede a agregar una segunda capa. Cuando esto finalmente se haya secado, retira cualquier cinta y pon de nuevo las manijas y las perillas.

También te puede interesar: Colores que puedes utilizar en un estilo Zen