Young woman painting walls

Ventajas de la segunda capa de pintura

La segunda capa de pintura a menudo se denomina capa de acabado porque es la protección que aplicarás a tus paredes. Es útil conocer algunos consejos para asegurarte de que tu segunda capa sea un éxito.

Cuando pintes tus paredes interiores con pintura de color, una segunda capa llena las manchas y rayas delgadas y crea una capa suave y uniforme que es más duradera que una sola capa.

Si estás planeando pintar tu hogar, utiliza pintura acrílica precio para pintar todos tus espacios; forma parte de un programa de recompensas en el que acumules puntos que se traducen en dinero guardado. ¡Conoce más!

Espera a que se seque la primer capa

Si bien las paredes pueden sentirse secas al tacto poco después de aplicar la primera capa, espera hasta que la pintura haya tenido suficiente tiempo para curarse por completo antes de aplicar una segunda pasada.

Por lo general, una segunda pasada de pintura de látex se puede aplicar de dos a cuatro horas después de la primera. Si usas una pintura para interiores a base de aceite, es mejor esperar 24 horas entre capas.

Si aplicas tu segunda capa de pintura demasiado pronto, la pintura puede levantarse a medida que pasas el rodillo, lo que resulta en rayas, descamación y color disparejo.

Esperar hasta que la pintura se seque también facilita ver dónde has aplicado una segunda capa y dónde no, porque la mayoría de las pinturas de colores son ligeramente más brillantes cuando están húmedas

Ventajas de la segunda capa de pintura

Aprovecha el tiempo

Mientras esperas que se seque la primera capa de pintura, no dejes la pintura y las herramientas descubiertas en la habitación. Cubre o limpia la bandeja del rodillo y vuelve a tapar la lata o el balde de pintura para evitar que se seque.

Cubre las brochas y los rodillos con una envoltura de plástico para que el plástico toque las cerdas y guárdalos en el refrigerador hasta que estés listo para usarlos nuevamente.

Si dejas que la pintura se seque con la brocha o el rodillo, no absorberá la pintura tan bien y esto puede afectar la calidad de la segunda pasada.

Desarrolla una técnica de pintado

El proceso de aplicar una segunda capa de pintura de color a las paredes interiores, es el mismo que usaste para la primera.

La parte difícil es hacer un seguimiento de dónde has pintado. Comienza en la esquina superior de una pared con un cepillo en ángulo y corta a lo largo de la moldura y en las esquinas.

Cuando termines, aplica la pintura con rodillo en secciones pequeñas. Enrolla en forma de una “W” de 3 pies de ancho y luego rellénalo.

Termina una pared por completo antes de pasar a la pared adyacente para evitar saltarte una sección de la pared y descubrirla después de que la pintura se haya secado.

También te puede interesar: Pintar renueva enormemente tu hogar