Consejos para obtener el tono perfecto de pintura blanca

¿Quieres obtener el tono perfecto de pintura blanca en tu recámara? Entonces quédate a leer esta información y toma nota:

Los blancos cálidos se tiñen con tonos cremosos, rojos o marrones, mientras que los blancos fríos se tiñen con tonos negros, azules o verdes.

Los blancos cálidos se consideran tonos más suaves, pues crean una sensación de calma y se adaptan particularmente a las casas de estilo costero o cabaña.

En cuanto a los blancos fríos, podemos afirmar que crean la ilusión de más espacio y se adaptan a las casas de estilo contemporáneo.

Si vas a utilizar pintura vinílica blanca para pintar tu casa, ve pensando si quieres un blanco cálido o frío.

Habitación orientada al norte o al sur

Otra consideración sobre si seleccionar un tono blanco cálido o frío es la cantidad de luz natural que recibe el espacio.

Las habitaciones que dan al sur suelen ser bastante oscuras, por lo que un blanco más cálido ayudará a que este espacio se sienta acogedor y atractivo.

Por otro lado, las habitaciones orientadas al norte pueden inundarse de luz natural y un blanco frío puede ayudar a equilibrar el brillo.

tono perfecto de pintura blanca

Elige el tono perfecto y considera otros colores en el espacio

Si estás renovando, es probable que debas considerar los materiales existentes en el espacio, como alfombras o cortinas.

Si tienes pisos de madera, los blancos más cálidos a menudo se mezclan de manera más fluida en estos espacios, mientras que los blancos fríos pueden aparecer levemente verdes.

Demasiado contraste entre los colores existentes y el tinte utilizado en tu pintura arrojará colores que no deseas, así que busca cierto nivel de consistencia en los matices.

Limita tus opciones

Una vez que tengas una idea bastante clara del tipo de pintura blanca que deseas seleccionar, mira las tarjetas de colores para limitar tus opciones.

tono perfecto de pintura blanca 3

Prepara tus muestras y elige el tono perfecto

Nunca es una buena idea seleccionar el color de tu pintura basándose solo en tarjetas de colores.

Crea tus propias muestras colores y aplica una cantidad generosa en la pared que vas a pintar. Sugerimos una muestra de al menos 30 cm por 20 cm para que puedas imaginar cómo se vería a mayor escala.

Deja que las muestras de color se sequen y revísalas en los próximos días, mirándolas en diferentes momentos del día para ver cómo cambian los colores según la cantidad de luz natural en la habitación.

También te puede interesar: Cómo quitar el papel tapiz con agua y jabón