El ladrillo como acabado para el hogar

El ladrillo es una textura común que se utiliza en una variedad de acabados. Es útil para impartir un ambiente clásico o bucólico en cualquier espacio. Lo más típico es que lo veas en estilos rústicos o rurales, pero el ladrillo rústico se ha convertido en una parte importante de las tendencias chic a través de los años. Estilos como la elegancia industrial hacen uso del ladrillo, al igual que la elegancia rústica.

Fuera de las tendencias a gran escala, también hay varias formas sutiles y elegantes de usar el ladrillo.

También te puede interesar: Consejos para un césped listo para el verano

Ladrillo rústico de estilo industrial

Como se mencionó anteriormente, el ladrillo rústico es común en los espacios industriales. En la industria moderna se utiliza con mucha frecuencia pues da un gran efecto de acabado. La textura roja de las paredes de ladrillo agrega algo de calor contra el concreto, los espacios modernos también tienden a usar materiales de alto contraste juntos, por lo que si deseas crear contraste utilizando la textura, el ladrillo es un buen elemento para usar en tu diseño.

El ladrillo puede funcionar en un espacio minimalista y moderno, a través de dar textura a un espacio donde no se utilizan elementos como tapices de pared o acabados con tirol. Puedes compensar bastante bien la falta de esos elementos que normalmente darían textura con el correcto uso de los ladrillos.

Ladrillo rústico

La elegancia rústica es otro estilo que hace un excelente uso de los ladrillos en el hogar. Un buen ejemplo es un espacio como la sala de estar, elegante y rústica. El ladrillo texturizado da una instantánea sensibilidad rústica, va bien con otros elementos rústicos sutiles como la alfombra tejida con textura.

El ladrillo puede funcionar con una sensibilidad más moderna en el resto de la habitación, la habitación tiene el color claro y fresco de los espacios modernos y el color claro se refleja bien en el propio ladrillo. Todo combina bien para ser abrumadoramente contemporáneo.

Pared de acento

Otro gran uso para el ladrillo es usarlo como una pared de acento. La textura desgastada y picada del ladrillo le da un aspecto rústico que llama la atención. Muestra cómo se puede obtener una sensación rústica en un espacio moderno simplemente agregando ladrillos a una sola pared.

De hecho, la pared de acento de ladrillo rústico agrega contraste e interés visual al espacio. El resto del espacio es completamente moderno, con mesitas minimalistas, cabecero negro y paredes blancas, mientras que el foco expuesto da un ligero ambiente industrial. Cuando se combinan, los elementos de esta sala muestran lo bien que encaja el ladrillo en un espacio rústico y chic.

Combinando texturas

Un sello actual de los espacios modernos es ser creativo con texturas contrastantes. Ladrillo como protector contra salpicaduras establece un tono de textura fuerte. Mientras tanto, el mármol en la encimera agrega aún más textura a la madera. Tres texturas pueden crear toneladas de interés visual en casi cualquier espacio, agregando un gran estilo para espacios artísticos donde el contraste es el tema central.