estrategia de colores

La estrategia de los colores en la casa

El color crea el ambiente para el interior de una casa y transmite cómo deseas que se sienta el espacio.

Si estás pensando que dentro de los colores de pintura para tu casa estará el color blanco deberás tomar en cuenta que existen más de 100 tonos y que el blanco se ve fácilmente influenciado por los colores que lo rodean, es mejor elegir tonos ultra blancos que se lean como blanco puro.

Este color carece de matices beige y marrón, lo que lo hace excelente para combinar con colores oscuros y audaces. Si consideras que el beige y el dorado son demasiado neutros o impersonales para tu casa, los grises apagados pueden ser mucho más adecuados. Para mayor versatilidad, elige grises con toques de azul o blanco que combinen bien con naranja o verde.

Busca la genialidad

¿Buscas ser atrevido y genial? Prueba tonos naranjas para una nueva versión del estilo caribeño. Combínalo con salmón o rosa fuerte para una combinación clásica, o dale un toque más único con toques rojos.

En lo que a tonos naranjas se refiere podemos mencionar que es uno de los colores más complicados para trabajar debido a su gran cantidad de personalidades diferentes y lo intenso que puede ser el color a simple vista. Intenta tomar la ruta del tono tierra con tonos de calabaza que tengan suficiente color marrón para evitar que se vuelvan abrumadores.

¿Quieres agregar un toque de drama?

En algunos casos la elección de colores de pintura para la casa es difícil de lograr. Prueba los tonos azules profundos de medianoche y luego ilumínalos con acentos de verde manzana. Esos tonos de azul medianoche son ricos y llenos de profundidad, y funcionan bien con tonos neutros y otros colores llamativos como el amarillo o el rojo.

Combina los colores

Hay un azul para cualquier habitación. El turquesa brillante aporta vitalidad a un comedor, especialmente cuando todo, desde las paredes hasta las sillas y las mesas, está pintado del mismo tono.

El azul marino es una alternativa elegante al negro en una pared característica, lo que podría lograr que la habitación de un niño se sienta adulta. Algunas obras de arte caprichosas y un puf hundido mantendrán un aspecto acogedor y amigable.

El verde es la opción preferida para agregar un guiño a la naturaleza en una habitación, pero no descartes su capacidad de agregar serenidad con un tono calmante de espuma de mar que recuerda los días más cálidos.

Si buscas una sensación de spa (prueba la colorterapia),  los verdes apagados con más matices grises que blancos, este color es fresco, discreto y realmente evoca una sensación de limpieza.

Omite los tonos populares, como el rosa y el azul, y prueba tonos de aloe que funcionan bien en espacios para niños. Los verdes grises se utilizan también en espacios tranquilos destinados a mantener a las personas relajadas.

Intenta probar algo nuevo

Puedes probar tonos de gris-verde en las habitaciones para ayudar a inducir la relajación en tu propia casa después de un largo día. Los tonos verde manzana son alegres y frescos, si planeas trabajar con tonos verde manzana o verde eléctrico, es importante saber que pueden tomar hasta tres capas para que sus colores se vean reales.

Busca también: las mejores ideas para los amantes del diseño.