Sal y vinagre, elimina el óxido del metal

¡Usa sal y vinagre para eliminar el óxido de tus muebles y herramientas!

Aquí explicaremos cómo eliminar el óxido en las herramientas manuales de una manera barata y fácil, sin lidiar con productos químicos o pagar para que lo limpien.

Todo lo que necesitas es algo de sal, vinagre, bicarbonato de sodio, alcohol desnaturalizado y una fibra de acero.

Luego, si quieres obtener un resultado increíble, puedes optar por comprar pintura antióxido y dejar tus muebles impecables y muy bellos. ¡Verás que el resultado será increíble!

Con sal y vinagre, elimina el óxido del metal

Paso 1: Usa vinagre y sal para eliminar el óxido

El primer paso es deshacerte del polvo depositado, la suciedad y todo lo demás.

Ahora toma un recipiente de plástico lo suficientemente profundo como para sumergir completamente la herramienta o las piezas.

Después de que todo esté en el contenedor, llénalo con un poco de vinagre blanco del supermercado.

Una vez que todo está sentado en tu baño de vinagre, es hora de agregar la sal. Si bien el vinagre en sí mismo es un ácido suave, la sal aumenta la acidez en la solución.

Déjalo reposar durante al menos 12 horas, pero cuanto más tiempo lo dejes, más efecto tendrá. Por lo general, uno o tres días hará que el óxido se caiga.

Paso 2: Empieza a tallar

Dado que la herramienta se había sentado en la solución, es hora de quitar ese óxido. Retira la herramienta del contenedor y tállala con una fibra de acero.

Paso 3: Neutralizar el ácido con bicarbonato de sodio

Ahora la solución ácida que cubre la herramienta debe ser neutralizada. Vuelve a colocar todo en el recipiente y llénalo con agua. Espera, ¿agua? Así es, agua.

Una vez que todo esté sumergido, agrega dos cucharadas de bicarbonato de sodio al agua y mezcla.

El bicarbonato de sodio neutralizará la acidez y quitará el vinagre.

Paso 4: Un esmalte final…

Saca las piezas del neutralizador después de unos 10 minutos y frota todo con la fibra de acero. De esta forma, podrás obtener el brillo que merece tu herramienta.

Después de este exfoliante final, límpialo con un trapo empapado en alcohol desnaturalizado. El alcohol eliminará cualquier humedad que quede en el metal.

Hay un par de consejos adicionales sobre este proceso. Si bien la mezcla de vinagre y sal no dañará el acero, puede comer aluminio con bastante rapidez. ¡Así que sé cuidadoso en el proceso!

También te puede interesar: Quita las manchas de óxido del baño