Tonos oscuros para cambiar un espacio

Los tonos más oscuros pueden hacer que una habitación se sienta acogedora y agradable. No cometas estos errores de pintura y asumas que los colores oscuros siempre harán que tu habitación se sienta como una cueva.

Cuando las paredes son de un color intenso y las molduras son blancas o de otro color claro, el ojo se fija en los bordes del espacio. Si la habitación es pequeña, esto acentuará la sensación de cerramiento.

No obstante, si la moldura no se destaca porque también está pintada de un color más oscuro, el ojo no se detiene en los bordes, sino que continúa alrededor de la habitación.

Debido a que el ojo no registra los bordes, el espacio se siente como si continuara, por lo que se siente más expansivo.

Todos los colores transforman un espacio

Los tonos de pintura pueden marcar la diferencia al disfrutar o sentirse incómodo en una habitación.

El color es aún más emocionante cuando nos damos cuenta de cómo afecta la forma en que vemos el espacio.

Cualquier color puede alterar nuestra percepción del tamaño y la forma de una habitación.

¿Estás tratando de determinar cuánto tiempo necesitas para pintar una habitación? Consigue una cubeta pintura vinílica para lograr un resultado genial en todas tus paredes. ¡Te sorprenderás de todo lo que vas a obtener!

Tonos oscuros para cambiar un espacio

Cambiar la forma

Si tienes un espacio largo y angosto, pinta ambas paredes de los extremos (las más cortas) uno o dos tonos más oscuros que las otras paredes para que se sientan más cerca de ti.

Como resultado, la habitación parece tener una forma más cuadrada. Si tienes paredes desnudas muy grandes, divide el espacio con molduras. Pinta diferentes tonos arriba y abajo. Usa un color más oscuro en la parte inferior para poner a tierra el espacio.

Rayas

Pintar rayas verticales hará que el espacio de una habitación se sienta más alto. Por el contrario, las rayas horizontales hacen que el espacio parezca más largo.

En una casa pequeña, pinta las habitaciones contiguas del mismo color. Al hacer esto, el ojo sigue moviéndose de una habitación a otra y juzga que el espacio es más grande de lo que es.

Usa pintura de color para disfrazar elementos poco atractivos. A veces hay características en una habitación que odiamos mirar pero de las que no podemos deshacernos, como la calefacción o las salidas de aire acondicionado.

Pinta estas y otras “apariencias” del mismo color que las paredes para que se mezclen y se vuelvan menos notorias.

Si tienes muchos ángulos y otras características arquitectónicas que deseas minimizar, pinta todas las superficies del mismo color. Esto es común en las habitaciones del ático.

A veces, estas características son atractivas. Para resaltar un techo único o una moldura decorativa, pinta las paredes de un color diferente al de cualquier característica que desees resaltar.

Hay tantas maneras de usar el color cuando se escenifica una casa para acentuar las características positivas y minimizar o eliminar aquellas que son menos que deseables. Determina cuál es su objetivo al organizar tu hogar con color.

Ten en cuenta cuántas ventanas dejan pasar la luz natural y realza las mejores características de tu hogar con estos sencillos consejos sobre tonos de pintura.

También te puede interesar: Colores para transformar una habitación