¡Tu trabajo de pintura puede ser un éxito!

Incluso los mejores trabajos de pintura necesitan un retoque de vez en cuando.

Las áreas de alto tráfico, como los pasillos y los baños, así como las paredes alrededor de los interruptores de luz, están sujetas a un gran desgaste, por lo que deberán renovarse con un retoque de vez en cuando.

Además, puede haber áreas que se pasaron por alto en el trabajo de pintado original o que se dañaron. Esta es la oportunidad de hacerlo bien.

Te recomendamos revisar las tendencias en colores para interiores de casas que están disponibles en Pinterest e Instagram. También puedes darte una vuelta por YouTube y Vimeo para convertirte en un verdadero experto.

pintura rosa para hogar

¿Por qué retocar?

Si bien un retoque suena rápido y fácil, puede ser todo un desafío. Hacer coincidir el trabajo de pintura original es la parte más difícil y está sujeta a obstáculos, como si la misma pintura utilizada en el proyecto está disponible y la antigüedad de la pintura en la pared, que puede haberse decolorado con el tiempo.

Pero, si se hace correctamente, un retoque debe mezclarse aceptablemente con el área de pintura circundante. Solo debes saber que la mayoría de los retoques generalmente no son exactos, pero lo más probable es que solo tú sepas las diferencias, ¡y no lo diremos!

Limpia el área de la superficie

Asegúrate de que el área de la superficie esté limpia y libre de suciedad, polvo, grasa o aceites. La superficie debe estar seca y libre de toda pintura suelta o descascarada.

Usa el mismo lote de pintura

Si la pintura original no está disponible, asegúrate de que la pintura de retoque se haya teñido correctamente (base correcta, fórmula de color y producto correctos).

Deberás aplicar el retoque de la misma manera en que se aplicó la pintura original. Si se roció la capa original, puede que no sea posible o práctico realizar el retoque usando el mismo procedimiento de aplicación.

Diluye la pintura

Cuando realices un retoque en una pared lisa con una pintura no mate a base de agua. El producto debe diluirse (alrededor de 5% a 10% con agua limpia) para ayudar a minimizar la diferencia de brillo de la aplicación original.

Usa un rodillo, si es posible: un rodillo te dará una mejor calidad y mezcla que una brocha.

Evita difuminar

Cuando realices un retoque en una pared lisa con una brocha, evita difuminar las áreas pintadas originalmente. Difuminar con una brocha producirá un “halo” plano (contorno) alrededor del retoque.

Difuminar con una cubierta de rodillo sintética ayudará a difuminar las ligeras diferencias de color y brillo sin producir un halo perceptible.

Si la superficie en la que estás trabajando requiere una cantidad excesiva de aplicaciones de retoque, puede ser mejor volver a pintar toda la pared de esquina a esquina.

Volver a pintar toda la pared también te dará el mejor aspecto para tus esfuerzos de retoque.

También te puede interesar: Técnicas de pintura para tu hogar